“Me he matado porque no podía ser feliz… y no quería no serlo”, escribió en una carta Marga Gil Roësset poco antes de suicidarse a los 24 años por el amor no correspondido que sentía hacia el poeta Juan Ramón Jiménez. Una pasión que refleja el “Diario” de la joven artista, que ve la luz ahora por primera vez.

Publicado por la Fundación José Manuel Lara, y presentado hoy, ese diario lo dejó Marga Gil, dibujante y escultora de excepcional talento, en la casa del Premio Nobel la mañana del día en que se quitó la vida, el 28 de julio de 1932.

Escribe un comentario

comentarios

0 Me gustas
1191 Vistas

También te puede gustar

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies